*Crea-actividad *Storytelling *Emoci-ón *Innova-acción *Forma-acción *Incluso publicidad

Normalmente no voy tan elegante. Pero mi madre siempre ha insistido en que para las cosas importantes hay que ir de punta en blanco.

 

Creo que tengo una buena capacidad para aunar lo creativo y lo estratégico. La belleza de lo operativo y la utilidad de lo "decorativo". Esos edificios que nos seducen por sus maravillosas columnas o sus increíbles fachadas, que resulta que también están haciendo de soporte para que todo se mantenga en pie toda la estructura.

Me muevo  en las fronteras, territorios siempre fructíferos, lo analógico y lo digital, lo micro y lo macro, lo visual y lo textual, lo artístico y lo industrial, lo creativo y lo estratégico, lo emocional y los estructural...

 

 

LA PUBLICIDAD

 

Hay entrenadores que llegan a un equipo y lo primero que hacen es cambiar todo de arriba a abajo, exigen además muchos jugadores, normalmente caros, como requisito indispensable para poder hacer  su trabajo.

 

Otros en cambio llegan, y antes de nada, se empapan de lo que ya existe. Cuando lo comprenden, ejecutan los cambios concretos que consideran tendrán un impacto claro. Varían a un jugador de posición, le restan protagonismo al que tenía demasiado, descubren perlas ocultas, incluso dan oportunidades a los más jóvenes e ilusionados. Y piden entonces  dos o tres fichajes, los que consideran que sumaran en ese entorno, no suelen ser los más caros ni los más famosos.

 

Para mi, el primer tipo de entrenador se parece más a la publicidad, y el segundo a la comunicación. Ambos comparten la misma necesidad, van a coincidir en muchos aspectos, son complementarios. Pero cada uno establece un fundamento para su trabajo. El mio es la comunicación, aunque también hago publicidad.

 

 

 

BREVE HISTORIA DE MI

 

Soy algo perejil, me gusta estar en muchas salsas. A la vez  que estudiaba periodismo cofundé una revista y una radio, fui promotor de conciertos (Extremoduro, Molotov), incluso concejal por una candidatura que montamos entre amigos. También estudié comunicación gráfica, audiovisual e interactiva y, al poco, ejercí de profesor de estas materias ganándome un dinerillo. Aunque antes, para costear los estudios, trabajé en Scott (papel higiénico) y vendiendo billetes de autobús a Europa.

 

Gané premios literarios y uno de cortometrajes de Canal Plus, con Amenábar de jurado y Gomaespuma entregándome el trozo de hierro que llamaban premio. Cofundé Mondo Sonoro (País Vasco) y he colaborado en la comunicación de festivales (Bilbao BBK Live, Azkena Rock), y artistas (Fito y Fitipaldis, Calamaro). Me encanta la música, pero tengo el sentido del ritmo de un sonajero.

 

Empecé como freelance y acabé fundando, con una amiga, una empresa. Una agencia de publicidad en el sitio equivocado, con una oferta nada realista y una inversión desmesurada. Aprendí mucho, aunque el máster me salió caro.

 

Hasta el día hoy he trabajado por mi cuenta en todos los vericuetos de la comunicación, con una curiosidad imperecedera por cruzar puentes y abrir puertas. En 2010 me vine definitivamente a Madrid. Las cosas han ido bien, mis acreedores cobran puntualmente y he sido invitado a charlar e impartir clases sobre comunicación, transmedia, storytelling y creatividad. Nada para lanzar fuegos artificiales, aunque para un chaval de pueblo ni tan mal.

 

Sigo siendo aliño en muchas salsas. Participo en colectivos literarios, artísticos y audiovisuales. Colaboro cada jueves con una organización que ayuda a niños vulnerables a través de la música. Escribí un libro sobre comunica-acción y diseño juegos para ayudar a las organizaciones a crear sus propias historias.

 

Nunca he dejado de estudiar, muchas cosas; aprender es vivir a lo grande. Me gusta pensar que soy un tipo del Renacimiento colocado aquí por despiste; pero claro, también me gusta creerme tan irresistible como George Clooney.

 

Ya dijo Platón que las cosas solo son ideales en nuestra mente, que la realidad es siempre una copia imperfecta. Aunque solo estoy de acuerdo en parte. Las ideas que brotan en nuestro cerebro, y se expresan a través de cualquier lenguaje, pueden transformar la realidad, incluso crear otra diferente. Es lo más importante que quería contarte, disculpa que lo haya dejado para el postre.

 

 

125 * 220

125 minutos de consultoría por 220€

Usaremos juegos y dinámicas que te alumbraran un universo de posibilidades para tus necesidades de comunicación, sean del tipo que sean.

Os invito a probar la versión online de SpotLight: Sirve para abrir boca.